martes, 13 de abril de 2010

Tranvía en Praga

El tranvía es la forma más cómoda y rápida para moverte por el centro de Praga, además, al circular por las calles, puedes ir haciendo un poco de turismo sin tener que andar.
El billete vale tanto para el tranvía como para los autobuses y el metro. Dependiendo de dónde queramos ir, sale mejor coger un tipo de transporte u otro. Los autobuses no son una buena alternativa al tranvía para moverte por el centro, ya que éstos no circulan por aqui, y el metro, si la distancia que vamos a recorrer es larga, si que nos compensa, sino no.

El tranvía en Praga se compone de un número bastante elevado de líneas diurnas que operan de 4:30 de la mañana a 0:00 de la noche, y de 9 líneas nocturnas (del 51 al 59) que prestan servicio de las 0:00 de la noche a las 4:30 de la mañana. Por tanto en Praga nunca te quedarás tirado porque se haya acabado el servicio de transporte público.
El servicio diurno tiene una frecuencia bastante buena, dependiendo las líneas claro, pero por lo general no vas a tener que esperar más de diez minutos a que llegue tu tranvía. El nocturno tampoco está nada mal, la frecuencia es de media hora y todos paran en la parada de Lazarská (a unos 10 minutos andando de la plaza del reloj si no te pierdes por las encrucijadas calles de Praga).
El billete sencillo a mi me costaba 26 CZK (alrededor de 1 €) pero porque yo tenía que desplazarme desde las afueras de la ciudad, aunque lo más seguro, es que haya billetes más baratos que vayan por zonas. Después, otra buena opción (yo creo que la más acertada si vas a tener que coger varias veces el transporte público), es cogerte un billete diario que cuesta 100 CZK (no llega a 4 €) y que en cuanto lo validas, ya te puedes subir y bajar todas las veces que quieras en el transporte público de Praga durante un día entero.
Si te vas a tirar una temporada no muy larga en Praga, hay también billetes válidos para tres días que cuestan 330 CZK, pero con el que los niños menores de 15 años entran gratis y billetes de cinco días por 500 CZK con la misma ventaja que el de tres días. Los niños menores de 6 años no pagan nunca.
A mi, este tipo de billetes no me sale muy rentable ya que no suelo viajar con niños (de momento, jeje).

Y ahora una cosilla curiosa que nos pasó la primera vez que estuvimos en esta ciudad. Era de noche y no teníamos billete alguno porque se nos alargó un poco la cosa y sólo habíamos comprado un sencillo para ir al centro por la mañana. En la parada de Lazarská no hay máquina para comprarlo y la parada de metro que hay cerca ya estaba cerrada, por lo que la única opción creo que era comprarselo al conductor, cosa que no hicimos. Viendo que todo el mundo se subía sin picar el billete, nosotros los imitamos. Ese día tuvimos suerte de que no pasase nadie revisando pero al parecer si que hay revisores nocturnos y conviene llevar el billete.
Nuestra parada era la última de la línea por lo que pudimos dormir de camino a casa sin preocuparnos de que nos pasásemos de parada, y con la certeza de que al final del trayecto el conductor nos iba a despertar pegando gritos o dando golpes en las máquinas de validar los billetes.

Plano del tranvía de Praga de día con las líneas de metro más gruesas

Plano del servicio nocturno del tranvía de Praga con líneas de autobuses nocturnos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...