lunes, 9 de agosto de 2010

Maré Cheia

Para hablar del restaurante Maré Cheia primero tengo que situar un poco al lector de dónde se encuentra para que comprenda porqué la especialidad de este curioso lugar son los pescados y mariscos. Hay una ciudad portuguesa con un centro histórico muy peculiar el cual está atravesado por varios canales en los que las barquitas decoradas con colores muy vistosos navegan a un ritmo muy calmado. Estoy hablando de Aveiro, situado muy cerca de la costa entre las ciudades de Porto y Coimbra (practicamente equidistante a las dos).

No sabíamos dónde poder ir a comernos un arroz de marisco al más estilo portugués sin que nos desilusionase y que encima nos costara muy caro (este pueblo tiene bastante turismo por lo que la oferta gastronómica era bastante amplia) por lo que optamos por pedir consejo al personal del hostel en el que nos alojábamos. Nos dijeron que el Maré Cheia era uno de los mejores pero que no nos saldría del todo barato, pero bueno, un día es un día, asique allá que nos fuimos. El restaurante se encuentra situado en la Rua José Rabumba número 10. Si estás alojado en el centro turístico de Aveiro puedes ir andando.
Este restaurante está especializado en pescados y marisco teniendo un poducto bastante fresco por la cercanía al mar.


Nada más llegar nos encontramos con que el restaurante estaba lleno y que nos iba a tocar esperar una media hora pero como ya llevábamos la idea de comer allí, decidimos esperar tomándonos unas cervezas en la barra. Esta era una buena señal, restaurante que está lleno es porque se come bien.
Ya en la mesa, que por cierto era bastante amplia, nos pusieron unos mejillones cocidos y un pan con paté para la espera del arroz. Decir que en Portugal es muy típico el poner un aperitivo en la mesa mientras esperas lo que has pedido, pero hay que tener en cuenta que esto te lo cobran. Creo que si no te lo comes no te lo cobran pero claro después de la espera y del hambre que teníamos para nosotros fue imposible resistir la tentación.
Antes de que nos trajeran el tan esperado arroz, nos sirvieron otra cerveza, pero esta vez en unas jarras metálicas que parecían de la época de los vikingos por lo menos. Y por fín, junto a una ensalada, apareció el camarero con una pedazo cazuela de metal para 5 personas que de ahí podíamos haber comido 7 por lo menos. El arroz estaba bastante bueno pero marisco tampoco es que llevase demasiado aunque no nos quejamos, después de comer no nos podíamos ni mover de cómo nos pusimos.
El momento de pedir la cuenta nos daba un poco de miedo porque no teníamos ni idea de cuanto costaba la cazuela de arroz. Al final resultó ser algo más cara de lo que pensábamos pero no excesivamente. Por cabeza tocamos a unos 25 € que para ser Portugal es caro pero comimos muy bien asique compensó.

1 comentario:

  1. Anónimo10/8/10 7:18

    Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...