martes, 4 de octubre de 2011

La Estatua de la Libertad

Esta entrada, no se si estaréis de acuerdo conmigo, es seguramente una de las más conocidas por todos ya que la Estatua de la Libertad puede que sea uno de los iconos más famosos del mundo. Pero lo que muchos no saben es que este no es su verdadero nombre. En un principio, y gracias a la antorcha que sostiene en alto en la mano derecha, se la llamó "Libertad Iluminando el Mundo".
Este post es de los que yo incluyo en iconos de ciudades aunque esta vez más que un icono de una ciudad en particular, representa a todo un país por el simbolísmo que ha llegado a alcanzar. Para los estadounidenses, esta estatua representa y recuerda la libertad que todo el mundo alcanzaba al llegar a este país compuesto hoy en día por personas descendientes de los 5 continentes.

Pero este monumento no es estadounidense 100% y es que fue un regalo del pueblo francés para conmemorar el centenario de la Declaración de Independencia de los Estados Unidos. La fecha de entrega no se pudo hacer justo en la celebración del centenario por problemas técnicos en la construcción y en la localización de un lugar para colocarla y por ello la fecha que aparece en los libros es 1886, 10 años más tarde de la celebración del centenario.
Los franceses se encargaron tanto del diseño como del transporte en barco hasta el país americano siendo el arquitecto de dicho monumento el francés Frédéric Auguste Bartholdi y el ingeniero de la estructura el famoso Gustave Eiffel (véase La Torre Eiffel).
Pero no sólo iban a participar en la construcción los franceses, éstos les encargaron a los estadounidenses que localizasen el sitio donde querían que se instalase y que construyesen el pedestal mencionado antes.
El sitio elegido fue Bedloe Island, hoy en día Liberty Island, en la cual se encontraba una base militar. De ésta se conserva el bastión de artillería como cimientos del pedestal que se pueden apreciar perfectamente ya que es la base con forma de estrella en la que descansa todo el monumento.
La altura de la estatua es de 46 metros alcanzando con el pedestal los 93 metros. Por este motivo, una de las primeras cosas que os van a sorprender bastante cuando os encontréis justo debajo es que la estatua es más pequeña de lo que pensábais y os explicaré el por qué. Si vuestro plan es no ir a la estatua el primer día, os encontraréis por todas las tiendas de souvenirs de New York representaciones de este monumento en los que la Estatua de la Libertad es mucho más grande que el pedestal motivo por el cual os sorprenderá más si cabe cuando vayáis.


La Estatua de la Libertad ha pasado por unas cuantas restauraciones debido al deterioro de los materiales que la componen pero quizás lo que más llama la atención es que la antorcha que hoy en día podemos observar no es la original sino una instalada en 1986. La original está en el vestíbulo del museo que hay en la base.
Otro dato curioso es que cuando ocurrieron los fatales atentados del 11 de Septiembre, Liberty Island se cerró por completo al público y no fue hasta 2004 que se volvió a abrir pero aún quedaba pendiente la apertura del acceso para poder visitar la corona la cual no se reabrió hasta la finalización de unos trabajos de restauración en 2009. Pero no serían los últimos ya que en 2010 se volvería a cerrar para mejorar los sistemas de seguridad e instalar ascensores. Supuestamente se volverá a abrir a finales de este año.
Yo he de decir que cuando fui la rodee, me eché unas fotos y volví a montarme en el ferry porque no quería perder todo el día allí con todas las cosas que me quedaban por ver.

Para conseguir llegar a la estatua es todo una odisea con madrugón incluido. Nosotros estábamos alojados a la izquierda de Central Park y habíamos leído que el primer ferry empezaba a funcionar a las 8:30 y que intentásemos estar antes para poder evitar las colas que se forman que nos podían hacer perder mucho tiempo. Pues bien, mis compañeros de viaje (yo me quedé durmiendo un poquito más, todo hay que decirlo) salieron del hostel a eso de las 7:00 - 7:15 para poder estar en Battery Park sobre las 8:00 que era la hora que calculábamos que se abrirían las taquillas. Cuando yo llegué sobre las 8:30, me los encontré casi congelados esperando ya en la cola del ferry con las entradas en su poder y es que en esta parte de Manhattan hace un frío mañanero en pleno Marzo que corta hasta la respiración.
Tuvimos suerte y cogimos el primer ferry por lo que a las 12:00 ya estábamos de vuelta en Manhattan. Siento no poder contaros nada sobre Ellis Island porque nosotros no bajamos a verla pero con el mismo ferry y sin pagar más podéis disfrutar de ella.
El precio del ferry fueron algo más de 10 $ pero no mucho porque nosotros elegimos hacer esto fuera de la City Pass New York porque salía más barato.
Si no queréis pagar por ir a Liberty Island, hay un ferry que va desde Manhattan a Staten Island que es gratuito y que pasa cerca de la Estatua de la Libertad. Yo mucha más información sobre esto ya no os puedo dar porque no lo utilicé.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...